Paisajes.

Hoy hace dos meses que entramos en esta casa con lo imprescindible para pasar la primera noche y parte de la mañana siguiente. Llevábamos sábanas y toallas, los trastos de la perra y poco más, porque necesitábamos, aún habiendo llegado bastante tarde, quedarnos esa noche a dormir y despertarnos con la sensación de que, esta vez sí, habíamos acertado con el cambio.

Estos dos meses han conseguido cambiar no sólo mi ritmo de vida (la parte de ella que no dedico a la tarea de trabajar fuera de casa para conseguir la pasta suficiente para pagar el alquiler, que no es barato) sino también mi percepción de lo que me rodea. Estoy en la playa, a apenas unos metros del mar, que desde aquí apenas si se vislumbra, ni se oye normalmente porque no hemos tenido por el momento ningún temporal que mueva lo suficiente las olas. La playa que me corresponde por vecindario es como una bahía pequeña, tan cerrada que no hay apenas oleaje y sí muchas algas transportadas durante el último temporal de verano y que ahora no encuentran el suficiente empuje en el agua para volverlas adentro de nuevo, por lo que se han amontonado en la orilla. (Allí es donde la perra, en nuestros paseos casi a diario, encuentra sus aventuras y sus tesoros). Delante de mis ojos, como paisaje propio, unos altos árboles que, esos sí, suenan constantemente porque no sólo se mueven a ritmo de brisa y viento, sino también a ritmo de pájaros, que visitan constantemente la parte alta de sus ramas, con el suficiente escándalo en determinados momentos como para que los perros se pongan un poco nerviosos. Así que, en lugar de en la playa, la percepción es la de estar en el campo. Y no era esta la sensación que esperaba con la costosa mudanza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en propio. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Paisajes.

  1. Viernes dijo:

    …Ande andas, Amanda?

  2. Viernes dijo:

    Es una alegría grande saber que estás!
    …Entonces es que has decidido no seguir este blog.

    Yo, sigo aquí, también y sin saber nunca, afortunadamente, por cuánto tiempo, ni dónde, pero felices siempre, como ahora.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s